Consejos

¿Cuáles son los tratamientos para la esofagitis erosiva?


La esofagitis erosiva es una afección que con mayor frecuencia es el resultado de un problema subyacente. Las opciones de tratamiento dependen de la causa de la esofagitis erosiva y pueden incluir medicamentos, procedimientos médicos o cirugía. En la mayoría de los casos, los médicos están de acuerdo en que las modificaciones en el estilo de vida son una parte importante del plan de tratamiento total.

Esfagitis erosiva: una definición

El esófago es el tubo muscular que conecta la garganta con el estómago. Un músculo del esfínter en la base del esófago controla el flujo de alimentos hacia el estómago y evita que los ácidos del estómago, las sales biliares y los jugos digestivos pancreáticos retrocedan hacia el esófago. Si estos jugos digestivos regresan al delicado tejido que recubre el esófago, se puede dañar. Si no se trata, esta afección puede progresar a esofagitis erosiva, una erosión y ulceración potencialmente peligrosa de las paredes del esófago. Los síntomas más comunes de la esofagitis erosiva son una sensación de ardor en la garganta, dificultad para tragar o sensación de obstrucción de la garganta, reflujo ácido o acidez estomacal y evidencia de sangrado en las heces o el vómito. Es necesario un diagnóstico de la causa subyacente de esta afección antes de que se pueda establecer un plan de tratamiento.

Diagnosticando el problema

El reflujo ácido o ERGE es una causa importante de esofagitis erosiva, sin embargo, también hay otras causas. El tejido esofágico puede dañarse por la exposición a radiación o productos químicos. Los problemas de motilidad que afectan la función muscular correcta del esófago pueden provocar daños. Las infecciones bacterianas o los vómitos prolongados y excesivos también pueden provocar esofagitis erosiva. Un agujero en el diafragma, o una hernia hiatal, también puede precipitar esta afección. Si su médico sospecha que tiene esofagitis erosiva, puede ordenar una endoscopia, un procedimiento que examina las paredes interiores del esófago. Como parte de la endoscopia, puede extraer muestras de tejido para su posterior análisis y detectar infecciones bacterianas. Manomeotry, un examen que mide la presión de los músculos esofágicos durante la deglución, y la radiografía de bario son herramientas de diagnóstico que se utilizan para registrar la función muscular y los problemas de motilidad.

Tratamientos - Medicación

La ERGE en etapa temprana se puede tratar con antiácidos como Tums y bloqueadores H2 como Tagamet. Para los pacientes con ERGE con esofagitis erosiva, se recetan regularmente inhibidores de la bomba de protones (IBP) como Prilosec y Nexium. Estos medicamentos funcionan para detener la producción de ácidos estomacales. Para algunos pacientes, una combinación de bloqueadores H2 e IBP es el tratamiento más efectivo. En casos de inflamación severa, su médico también puede recetar un curso de esteroides. Los antibióticos son el protocolo correcto si las pruebas de laboratorio indican la presencia de una infección bacteriana. No hay medicamentos orales que hayan demostrado tener éxito a largo plazo con problemas de motilidad, sin embargo, las inyecciones de botox relajan los músculos de la pared esofágica, lo que brinda a los pacientes una mayor capacidad para tragar. Estas inyecciones no son una solución permanente, y la mayoría de los médicos recomiendan que se repitan anualmente.

Intervención Quirúrgica y Otros Procedimientos

Los pacientes con problemas de constricción y motilidad pueden ser candidatos para la dilatación neumática, un procedimiento en el que se inserta un tubo delgado con un globo en el extremo del esófago y se infla suavemente. Esta técnica estira el pasaje esofágico y permite una función más normal. Una hernia hiatal es un orificio en el diafragma que permite que el tejido del estómago presione contra los músculos en la unión del estómago y el esófago. La reparación quirúrgica es el tratamiento más exitoso para esta afección. La cirugía de funduplicatura refuerza los músculos debilitados del esfínter entre el esófago y el estómago. En este procedimiento, el fondo del ojo o el paso superior del estómago se aprieta alrededor de la porción inferior del esófago y se ancla en su lugar, eliminando la salpicadura del ácido del estómago.

Lo que puedes hacer

Su médico describirá los cambios que puede hacer en su rutina diaria que pueden ser muy útiles en su recuperación. Algunas de las recomendaciones incluyen evitar los alimentos y bebidas picantes o ácidos. El tabaco y las bebidas alcohólicas son irritantes bien documentados del problema esofágico. Cambiar a 5 o 6 comidas pequeñas y ligeras al día puede reducir el estrés en su sistema digestivo y también se recomienda seleccionar alimentos que sean suaves y fáciles de comer. Use una pajita para evitar tragar grandes cantidades de líquido. La gravedad es tu amiga, así que eleva la cabecera de tu cama con bloques de 6 a 8 pulgadas. Estas modificaciones simples en el estilo de vida pueden ayudar a acelerar su recuperación y evitar problemas adicionales.