Misceláneos

Síntomas de vejiga prolapsada después de una histerectomía


El prolapso de los órganos pélvicos es una condición que ocurre cuando la vagina y otros órganos en la región pélvica se caen de su lugar. Una vejiga prolapsada se conoce como cistocele. Esta condición a veces ocurre después de una histerectomía.

Significado

Según la Clínica Mayo, aproximadamente 1 de cada 11 mujeres necesitará cirugía por problemas relacionados con el prolapso de los órganos pélvicos en su vida.

Efectos

Una vejiga prolapsada puede causar síntomas como presión o molestias en la región pélvica. Además, se puede sentir un bulto en la abertura vaginal y a menudo se pueden presentar infecciones del tracto urinario. La incontinencia urinaria o la dificultad para orinar también son comunes.

Tipos

La vejiga prolapsada se clasifica según la gravedad. Un cistocele de grado 1 ocurre cuando la vejiga solo cae a una corta distancia de su ubicación normal. Un cistocele de grado 2 ocurre cuando la vejiga cae lo suficiente como para alcanzar la abertura de la vagina, y un cistocele de grado 3 cuando la vejiga sobresale realmente fuera de la vagina.

Diagnóstico

Una vejiga prolapsada puede diagnosticarse mediante una combinación de exámenes físicos, cistouretroscopia (imagen de la vejiga), ultrasonido y resonancia magnética.

Tratamiento

El prolapso de los órganos pélvicos generalmente requiere cirugía para corregir el problema. Durante la cirugía, el cirujano ingresa a través de una incisión en la pared vaginal. La vejiga se guía de nuevo a su lugar y los tejidos conectivos que rodean la vejiga se aseguran para mantener la vejiga en su lugar.