Informacion

Culturismo para hombres mayores de 50 años


La pérdida de peso y el deterioro muscular son procesos naturales asociados con el envejecimiento. A partir de los 30 años, los hombres comienzan a perder su masa muscular. Pero a menudo solo cuando alcanzan los 50 años notan los efectos secundarios que conlleva la pérdida muscular. Estos efectos secundarios incluyen pérdida de flexibilidad, resistencia, equilibrio y fuerza, así como susceptibilidad a lesiones naturales y efectos de temperatura. Al hacer culturismo después de los 50, esculpe su cuerpo y combate estos efectos secundarios adversos. Después de algunas semanas de seguir un régimen de culturismo, debe obtener resultados palpables, mejorando su calidad de vida general.

Preocupaciones de salud

Los problemas de salud, siendo una de las razones principales para comenzar una rutina de culturismo, deben manejarse antes de comenzar una rutina. Si tiene más de 50 años y planea comenzar a levantar pesas, programe una cita con su médico para hablar sobre su plan. Pueden surgir problemas relacionados con la salud cardiovascular; Si su sistema cardiovascular no es saludable a su edad, comience una rutina de cardio centrada en desarrollar la fuerza del corazón antes de comenzar una rutina de culturismo.

Equipo

El equipo principal para el culturismo está en el gimnasio. Antes de ir al gimnasio, debe tener su propio equipo personal de culturismo. Esto no significa que deba comprar pesas o máquinas libres para su hogar; más bien, necesitará el equipo necesario para hacer ejercicio en un gimnasio. Este equipo incluye ropa de entrenamiento holgada, zapatos solo para gimnasia, una bolsa de gimnasia y una toalla de gimnasia. Su ropa debe ser cómoda y suelta, pero no holgada. Sus zapatos deben proporcionar una estabilidad adecuada; el entrenamiento cruzado o las zapatillas para correr son dos opciones. También es útil un cuaderno en el que registra su progreso en términos del tipo y la cantidad de ejercicios que realiza.

Formar

Una vez que vaya al gimnasio y comience a hacer ejercicio, la forma adecuada es la clave. Con la forma adecuada, construye un cuerpo simétrico y atractivo y reduce la posibilidad de lesiones. Esto es especialmente importante para aquellos que se acercan a los 60, que son más propensos a sufrir lesiones. Si no está familiarizado con un ejercicio en particular, consulte a un entrenador personal o un conocido experto. Lea las descripciones de los ejercicios publicadas en las máquinas de gimnasio si tiene dudas sobre su forma.

Calendario

Un programa efectivo de culturismo incorpora el tiempo y la focalización. El tiempo se refiere a la frecuencia con la que vas al gimnasio. Si su objetivo es hacer ejercicio tres días a la semana, prográmelos por separado, en lugar de hacerlo en una fila. Un ejemplo sería hacer ejercicio los lunes, miércoles y viernes, dejando los martes y jueves para descansar. La orientación se refiere a los músculos en los que trabajas para un entrenamiento determinado. Dependiendo de la frecuencia con la que vaya al gimnasio, podría apuntar a cualquier lugar, desde un área muscular a todas las áreas musculares. Espacie los entrenamientos del área muscular, ya que esto le da a esas áreas un tiempo para descansar, recuperarse y crecer. Por ejemplo, si está haciendo ejercicio en un horario de cuatro días, puede elegir enfocarse en los hombros el primer día, el pecho en el segundo día, las piernas en el tercer día y los abdominales, así como la parte superior de los brazos en el cuarto día. Al combinar el tiempo y la focalización, acelera su progreso y minimiza el riesgo de posibles lesiones.

Nutrición

Una nutrición adecuada es clave para esculpir un cuerpo fuerte, independientemente de la edad. Si tiene más de 50 años, puede haber caído en hábitos alimenticios que no son óptimos para su plan de culturismo. Si tiene la costumbre de comer alimentos procesados, retírelos lentamente de su dieta y reemplácelos con fuentes saludables de proteínas. Las fuentes de proteínas especialmente saludables incluyen la carne magra, los huevos, las aves de corral, el pescado y la leche baja en grasa.

Recursos