Misceláneos

Cómo usar el triángulo cognitivo para identificar el pensamiento irracional


El triángulo cognitivo es una herramienta utilizada en el tratamiento de salud mental para identificar y cambiar los pensamientos irracionales. Muchos trastornos de salud mental ocurren debido al desarrollo del pensamiento irracional. La racionalidad de los pensamientos influye particularmente en los trastornos de ansiedad, depresión y trastornos de la personalidad. Muchas personas que sufren de estos trastornos quieren cambiar los sentimientos y los comportamientos asociados con ellos, como llorar, tristeza y preocupación, sin darse cuenta de que son sus pensamientos los que realmente están detrás de estos sentimientos y comportamientos. Aprender a identificar pensamientos irracionales puede ayudar significativamente en el tratamiento de estos trastornos.

Dibuja un triangulo. Rotula el interior del vértice superior como "pensamiento". Moviéndose en el sentido de las agujas del reloj, etiquete el interior del siguiente vértice como "sentimiento" y el interior del último vértice como "acciones / comportamiento". Etiquetar el interior de cada vértice permite más espacio para escribir más fuera del triángulo.

Escriba un evento reciente, llamado "evento desencadenante", en una esquina de la página. El evento debe ser un evento único e inocuo. Un ejemplo es "Vi a un conocido en la tienda y no me saludó".

Escriba un pensamiento relacionado con el evento desencadenante fuera del vértice del triángulo etiquetado como "pensamiento". Escribe algo que realmente creas que pensarías en esta situación. Un ejemplo es "No debe gustarme".

Escriba un sentimiento relacionado con el pensamiento fuera del vértice del triángulo etiquetado como "sentimiento". Escribe algo que realmente creas que te sentirías dado ese pensamiento. Los ejemplos son "decepcionado", "enojado" o "solitario".

Escriba una acción o comportamiento relacionado con el sentimiento fuera del vértice del triángulo etiquetado como "acción / comportamiento". Escribe algo que realmente creas que harías basado en ese sentimiento. Los ejemplos son "llorar", "confrontarlo" o "alejarse lentamente".

Compare el pensamiento, sentimiento y acción / comportamiento presentado en su triángulo cognitivo con el evento desencadenante. Continuando con nuestro ejemplo, pensar que a alguien no le gustas, sentirte decepcionado y llorar porque no saludó puede ser una respuesta extrema al evento desencadenante e indicativo de un pensamiento irracional.

Borra el pensamiento ilógico. Cámbielo a uno que genere un sentimiento más placentero y un comportamiento más aceptable. Por ejemplo, los pensamientos lógicos para cambiar podrían ser "Quizás no me vio" o "Quizás tenía prisa".

Completa el triángulo cognitivo con el sentimiento y la acción / comportamiento apropiados.