Comentarios

Cómo caminar con pesas


Caminar con pesas parece una buena manera de combinar algo de entrenamiento con pesas con ejercicios aeróbicos. Lo es, pero con precaución. Puede aumentar la frecuencia cardíaca y la actividad pulmonar, y mejorar tanto el acondicionamiento aeróbico como el consumo de calorías. Sin embargo, usar pesas demasiado pesadas puede tensar los músculos de los brazos y los hombros y las articulaciones de los codos y las muñecas, y las personas con presión arterial alta u otras afecciones médicas no deberían hacerlo. Consulte con su médico antes de intentar caminar con pesas.

Paso 1

Use pesas livianas, comenzando con pesas de una libra. Aumente los pesos gradualmente a medida que se acostumbre a caminar con ellos y gane fuerza. Nunca use pesas que sumen más del 10 por ciento de su peso corporal; parar en tres libras en la mayoría de los casos. Sostenga pesas de igual peso en ambas manos.

Paso 2

Balancee sus brazos naturalmente cuando camine con pesas. Mantenga los codos ligeramente doblados y los brazos cerca de su cuerpo. Resista cualquier tentación de mover los brazos hacia arriba, hacia adelante o hacia atrás, y no cambie el arco del brazo debido a la mancuerna. Camina con la espalda recta y camina con normalidad.

Paso 3

Haga estocadas con mancuernas como alternativa o complemento a su caminata normal. Use este ejercicio como una especie de entrenamiento de intervalos en una sesión de caminata. Sostenga una pesa en cada mano con el brazo extendido. Da un paso adelante con una pierna, aterriza sobre tu talón y baja tu cuerpo flexionando la pierna hasta que la pierna trasera casi toque el piso. Levántate y embiste con la otra pierna.

Propina

  • Caminar con pesas quemará más calorías y ayudará a perder peso o controlarlo. También mejorará la función cardíaca y pulmonar.
  • Considere usar pesas para las muñecas como alternativa a las pesas, ya que agarrarlas con fuerza puede agravar la presión arterial en algunas personas.